G-XTQ1ZSP54R
top of page

5 preguntas que te ayudarán a entender qué es el patroanje

Actualizado: 17 feb 2021



Una de las actividades que más disfruto realizar en mi día a día como diseñadora de moda es el patronaje; para mí, más que un complemento de la creación de prendas de vestir es la base que hará que el trabajo terminado sea o no sea adecuado; por supuesto, cada área del desarrollo de prendas es sumamente importante, pero el patronaje es el mapa que traduce los requerimientos de un modelo y determina cómo se va a confeccionar.


Para entender su verdadera función y alcance voy a responder cinco preguntas que te ayudarán a entender mejor la función de cualquier método de patronaje que encuentres por ahí; es importante que sepas que todo esto que leerás está basado en mi percepción, experiencia y combinación de técnica con práctica.


¿Qué es y para qué sirve?


El patronaje es la actividad que permite la representación gráfica de las medidas de un cuerpo humano comparadas y adecuadas a las características de una prenda de vestir y que se representan a partir de un dibujo técnico bidimensional, es decir, plano; por eso en algunos lugares se le denomina trazo plano.


Cuando se concluye la actividad básica se obtiene un patrón que incluye todas las piezas necesarias para la confección de una prenda; estas se conocen como moldes y se utilizan para cortar los materiales con los que se pretende realizar la prenda; las telas, forros y entretelas. Los moldes permiten que una vez unidos mediante una secuencia adecuada se forme un producto tridimensional.


El patrón y los moldes sirven como guía para el corte y la confección, pues en su interior se colocan marcas que indican la dirección en la que deben colocarse las piezas sobre la tela, puntos de apoyo que indican unión de piezas o especificaciones de colocación de elementos extra; mejor conocidos como muescas, piquete o aplomos; así como los márgenes de costura adecuados según la forma en que se confeccionará la prenda.


En su forma más básica el patronaje sirve para representar distintas partes del cuerpo humano como el tórax, las piernas y los brazos; así como prendas representativas, como estilos de blusas, faldas o pantalones; estos se conocen como patrones base.


En su parte más creativa, el patronaje permite realizar alteraciones de estilo sobre los patrones base que sean adecuadas a la moda, la tendencia, las características de una prenda y las necesidades del cuerpo humano; esto se conoce como transformaciones y pueden ser simples o complejas; por ejemplo, la transformación de una base de pantalón a un legging o la combinación de estilos de talles con estilos de faldas para realizar un vestido.


patronista patronaje

¿Qué debo conocer para realizarlo?


Como el patronaje es el esqueleto de una prenda de vestir, es conveniente tener conocimientos básicos de costura para poder fabricar prototipos que permitan determinar si el patrón tuvo un buen resultado o no; esto permite visualizar más adecuadamente los puntos clave y las características que se pueden aplicar para mejorar el patrón.


Para la actividad propia del patronaje debemos conocer las medidas del cuerpo humano en volúmen o contorno y longitudes o alturas, el tipo de prenda que deseamos realizar, las características de la tela con la que se pretende confeccionar y el ajuste de la prenda sobre el cuerpo.


Las medidas dependen de la parte o partes que se desean cubrir con la prenda, así como si es para una mujer o un hombre, si son adultos, jóvenes o niños, pues cada uno de los cuerpos son distintos; principalmente en adultos.


Como medidas base de contorno están las de pecho, cintura y cadera; y para medidas base de largo o altura pueden ser el largo del talle, de los brazos, de las piernas, de la cadera o puntos verticales útiles según el modelo que se desea realizar; como la altura de la pinza del pecho.


La tela es un factor clave para que el resultado de la prenda sea adecuado y que además determina algunas características del patronaje; tenemos que entender que no todas las telas sirven para realizar cualquier prenda y que la tela proporciona distintas caídas, texturas o estructura que permiten generar siluetas o es estilos diferentes.


De forma muy sencilla podemos determinar que hay telas pesadas, medias o ligeras; las pesadas dan mucha estructura, las medias tienen una caída ligeramente suave sobre el cuerpo y las ligeras tienen una caída casi líquida. Hay telas que no estiran y otras que si estiran; las primeras son las más comunes y fáciles de trabajar mientras que las segundas requieren de adecuaciones especiales para el patronaje y la confección.


La forma más sencilla de determinar qué tipo de tela usar es observando la prenda; una vez hecho esto se deben tocar las telas e incluso sacarlas del rollo para ver que realmente tienen una caída adecuada para lo que se desea confeccionar; en realidad el tema de las telas es mucho más complejo que esta brevísima explicación y pronto te compartiremos más detalles sobre los textiles.


El ajuste de las prendas se refiere a que tan pegadas o separadas del cuerpo deben quedar; existen ajustes de construcción, que brindan comodidad a la prenda; y hay ajustes de diseño, que permiten crear diferentes estructuras, siluetas o detalles específicos en las prendas.


Los ajustes están relacionados también a la posición que ocupa una prenda de vestir en un atuendo; normalmente las prendas interiores deben ir muy ajustadas al mismo, mientras que un abrigo de invierno debe tener suficiente espacio para ser cómodo y utilizado sobre varias capas de prendas previas.


La mayoría de los métodos requieren de conocimientos matemáticos básicos; sin embargo, dependiendo del método que se esté aprendiendo o con el que se esté experimentando se podrán requerir más o menos; pero en todos utilizan geometría básica y se realizan operaciones simples como sumas, restas, divisiones y porcentajes.


Una de las claves más prácticas para entender y llevar a cabo el patronaje es adquirir habilidades espaciales; es decir, a partir de la observación analítica poder determinar volúmenes, proporciones, medidas tentativas o características específicas del modelo que se desea patronar; esto se logra a partir de la práctica constante.


Prototipo moda ropa

¿Cuántos métodos de patronaje existen y cuál es el mejor?


¡Cientos! La historia del patronaje es tan antigua como nuestra necesidad de vestirnos; sin embargo, de forma simple se puede entender que hay métodos manuales o digitales, bidimensionales o tridimensionales; los digitales se basan en metodologías manuales bidimensionales y los tridimensionales terminan, siempre, convirtiéndose en un patrón bidimensional; por tanto, es importante entender como funciona un método manuales bidimensionales.

De forma personal y basada en la experiencia, no existe un método mejor a otro; todos llevan al mismo resultado, pero por distintos caminos. Muchas veces la diferencia entre los métodos está en el sistema de medición con el que se realizan, la complicación o pasos necesarios para generar un patrón, así como el ajuste sugerido que utilizan o en el que están fundamentados; hay algunos métodos que son muy anticuados y están basados en estilos y siluetas de moda que en la actualidad no son estéticos o que no corresponden a las necesidades actuales.


Mi sugerencia es experimentar con distintas metodologías una vez que se conoce a la perfección un método particular y se ha comprendido bien cómo debe verse una prenda o prototipo; esto permite que al realizar o combinar distintas metodologías se puedan comparar los resultados adecuadamente. Con el tiempo y la experiencia cada persona es capaz de generar su propia metodología o aplicar diferentes sistemas según las necesidades de una prenda.


¿Cómo se realiza?


Normalmente se parte de un patrón base que corresponda a la sección o secciones del cuerpo adecuadas para la prenda; por ejemplo, un talle de mujer con pinzas o sin pinzas; un pantalón base clásico o un pantalón base deportivo sin cortes laterales.


Los patrones base se construyen como planos simples del cuerpo y para facilitar su realización se dividen en cuerpo frontal y posterior; al ser un dibujo técnico se asume que debe existir simetría y por tanto únicamente se trabaja con la mitad del patrón base; a menos que se deseé realizar una prenda asimétrica.


Estos planos se construyen con líneas rectas, curvas y puntos específicos que determinan partes del cuerpo, como la altura del pecho. Normalmente se comienza con líneas horizontales y verticales así como figuras geométricas simples, como rectángulos; las verticales se usan para determinar los largos y las horizontales para determinar una posición específica del cuerpo como los hombros, la cintura, la cadera, etc; y es sobre estas donde se colocan las medidas correspondientes a los contornos.


Los métodos manuales desde 0; es decir, desde la realización del patrón base; requieren de herramientas especiales, principalmente reglas; entre las más básicas y comunes está la regla L, la regla milimétrica, la curva sastre y la curva francesa; con esas 4 herramientas es más que suficiente realizar cualquier tipo de patrón.


Algunos métodos están patentados y fueron creados para realizar prendas específicas prediseñadas por el autor del mismo; este tipo de métodos usualmente utilizan plantillas base ya creadas que únicamente deben modificarse según medidas o estilos que, normalmente, se incluyen en un libro o apuntes específicos.



patrón talle base sin pinzas


¿Cuáles son las claves para realizar un buen patronaje?


Como ya te he dicho anteriormente la principal clave es la observación analítica que nos permitirá ser más detallistas; sin embargo, hay algunas otras cuestiones que debemos cuidar al momento de patronar y crear los moldes de nuestras prendas de vestir.


La limpieza es importantante; y no es solo en referencia al patrón, sino también con nuestro espacio de trabajo; no te arrepentirás si tienes una mesa limpia y libre de objetos que impidan el movimiento, si tus herramientas de trazo están en buenas condiciones, su tus líneas son perfectas, si tus moldes no tienen manchas, están doblados o con miles de pegotes.


Busca la precisión en la toma de medidas, en la selección de medidas que vas a utilizar, en las medidas que transfieres al patrón, en las proporciones de tus transformaciones, con las simetrías, los márgenes de costura, el corte de los moldes, la colocación de muescas, aplomos y piquetes, las instrucciones de los moldes, definir la dirección del corte.

No dejes de marcar y señalar los moldes; pero hazlo correctamente, sin olvidar ningún detalle que sea importante recordarle a quien va a cortar la tela y a quien va a coser el producto; no importa que ese alguien seas tú. El marcaje es sumamente importante incluso en prendas básicas o sencillas.


Haz prototipos; realizar prototipos, incluso de la base más simple, permite ver con mayor claridad cuáles son las características que harán que el producto sea perfecto; además permite realizar alteraciones que no dañan los materiales y eso, es un ahorro de tiempo y dinero.


Aprender a patronar desde lo más sencillo y luego lo más complejo para que tengas una comprensión real de como funcionan los patrones y cuales son sus resultados; esto abrirá tu mente a distintas posibilidades para crear cualquier producto de moda que surja de tu imaginación.


Lo que tu ves en el patrón es lo que obtendrás una vez confeccionada la prenda.


Así que, te comparto mi mantra:


Líneas derechas, para cortes precisos y costuras perfectas.


 

Espero que hayas disfrutado esta entrada, yo la he disfrutado muchísimo; y que con estas claves puedas redescubrir el verdadero valor de las técnicas de patronaje.


No olvides que puedes suscribirte a nuestra lista de correos para que no te pierdas ninguna de nuestras próximas entradas, además puedes seguirnos en redes sociales donde compartimos más ideas sobre cómo hacer moda a tu modo.


¡Hasta la próxima!


927 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


Publicar: Blog2_Post
bottom of page